domingo, 21 de marzo de 2010

El Ajo

El ajo a día de hoy es un ingrediente habitual en nuestra gastronomía.

El ajo pertenece a la familia de las Liliáceas, que abarca unas 3.500 especies de plantas herbáceas y árboles. El género Allium, al que pertenecen hortalizas tan conocidas como los ajos, las cebollas, las cebolletas, el cebollino y el puerro, es el más importante de esta familia.


En la actualidad, España ostenta el primer puesto europeo y el cuarto a nivel mundial en la producción de ajos. Una buena parte de la producción española se dedica a la exportación.Según su época de maduración, se pueden encontrar ajos tempranos, conocidos como ajetes o ajos tiernos, y tardíos.

Puede utilizarse crudo, como en vinagretas, aderezos o ensaladas, como cocinado (frito, confitado, asado...)

Tipos

Existen dos variedades de ajo:

- Blanco: Es el más común, de mayor tamaño, carnoso y duro, y sobretodo con un aroma y un olor persistentes. Se puede conservar durante largo tiempo a temperatura ambiente.



-Rosado o Morado: Recibe su nombre por el color de su cáscara, resulta más delicado que el anterior, de manera que es mucho más peredero que el blanco.




En el Mercado

Los ajos que se plantan a finales de otoño o principios de invierno se recolectan a los ocho meses, es decir, en los meses de verano. Los ajos plantados en primavera tan sólo requieren cuatro meses o cuatro meses y medio para su recolección.


Esto permite la presencia de ajos en los mercados durante todo el año, gracias también a la gran resistencia del fruto, que se conserva en perfecto estado durante días una vez secado y conservado en sitio fresco.


A tener en cuenta

Para comprar ajo, como cualquier otro producto, hay que tener una serie de cuestiones en cuenta. En el caso de nuestro amigo, debemos comprar las cabezas que sean más firmes, sin brotes, y con una emboltura fresca, siendo mejores los de cabeza pequeña y compacta.

Los amarillentos o huecos hay que descartarlos, ya que son los que están más envejecidos.

Propiedades

Es sorprendente su elevado aporte energético, gracias a su riqueza en proteínas e hidratos de carbono, en comparación con el resto de verduras y hortalizas. No obstante, la cantidad que se consume de ajos en cada plato no es equivalente a la de otras verduras. Por ello, el aporte nutritivo y energético de esta hortaliza es irrelevante.

Truco

Los ajos suelen ser indigestos y pesados para muchas personas, y suelen "repetir". Para evitar esto, y que su digestión no sea tan difícil, se recomienda abrirlo por la mitad a lo largo y quitarle el germen o brote que contiene en su interior.

Cuando el ajo esta recién recolectado no suele tener ese tallo, y lo desarrolla cuando comienza a envejecer. También para atenuar su sabor se pueden poner los dientes de ajo en remojo durante una hora antes de cocinarlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por dejar un poquito de tu tiempo...Dime qué te parece!